Comer 5 veces al día ¡ADELGAZA!

Son muchas las personas que se saltan una o más comidas; bien por falta de tiempo, por falta de apetito o por la creencia errónea de que de esa manera perderán peso. Sin embargo esto no son buenos hábitos.

 

habitos-saludables

 

¿POR QUÉ NO HAY QUE SALTARSE NINGUNA COMIDA?

 

Es importante realizar una comida cada 3 ó 4 horas durante el día para mantener un nivel de energía más o menos constante.

Las primeras comidas del día: el desayuno, la media mañana y la comida, deben ser un poco más fuertes que la merienda y la cena, ya que durante la tarde por lo general solemos estar menos activos. Además si comes 5 veces al día controlarás mejor tu apetito ya que evitarás picoteos o atracones y será más fácil llevar a cabo una alimentación equilibrada.

Por otro lado, la media mañana y la merienda nos ayudan a consumir todos los grupos de alimentos en sus raciones recomendadas ya que sin estas dos tomas sería muy difícil comer todo lo que debemos. Por ejemplo sería más complicado llegar a las raciones diarias recomendadas de lácteos y fruta.

Tu metabolismo cambia según sea tu alimentación. Por ello es importante tener unos niveles de energía constantes ya que de esta manera se consigue un metabolismo adecuado.

Tu organismo está preparado para pasar hambre y por ello tiene mecanismos de defensa. Es decir, cuando estás en situación de ayuno, tu organismo está en “alerta”. Esto significa que está preparado para acumular reservas en cuánto comas algo. Por tanto, cuando hagas la siguiente toma tras el ayuno tu cuerpo acumulará la grasa como “reserva”.

Cuando el cuerpo acumula esta grasa desciende su gasto metabólico y por lo tanto quemas menos calorías al día. Por el contrario si los niveles de energía son constantes, tu metabolismo está funcionando y tu gasto metabólico es mayor.

 

EL DÍA A DÍA

 

El desayuno es muy importante ya que llevas toda la noche sin comer nada, comienza la actividad del día y por ello tu cuerpo necesita energía. Sin embargo hay muchas personas que no lo toman. Hay que levantarse con tiempo para tomar el desayuno y dedicarle al menos 15 minutos para hacerlo correctamente.

Si el problema de que no desayunes es que te levantas sin apetito prueba a beber un par de vasos de agua nada más levantarte. Empieza tomando zumos, yogur, alimentos de fácil textura para que se te haga más fácil la ingesta. De este modo, tu cuerpo se irá acostumbrando y te pedirá cada vez más hasta que realices un desayuno equilibrado. Hay estudios que demuestran que aquellas personas que desayunan tienen menor sobrepeso que aquellas que NO desayunan.

La media mañana y la merienda nos ayudan a consumir todos los grupos de alimentos en sus raciones recomendadas ya que sin estas dos tomas sería muy difícil comer todo lo que debemos. Por ejemplo sería más complicado llegar a las raciones diarias recomendadas de lácteos y fruta.

La comida y la cena son las tomas a las que dedicamos más tiempo en general. Deben incluir alimentos dentro del grupo de las verduras, los hidratos de carbono y la proteína para ser completas. Los que comen fuera de casa tienen la opción de comer en un restaurante y hacer una elección saludable o llevar una fiambrera desde casa. Proponemos unos consejos para los que comen fuera de casa:

Elige un primer plato a base de verdura, patata, arroz o pasta.
Prioriza el consumo de pescados en el segundo plato y elige aquellos que están hechos a la plancha o al horno en vez de los fritos y rebozados.
Escoge guarniciones a base de verduras o patata pero que no incluyan demasiado aceite como fritos o rebozados.

La cena no debe descuidarse y debe planificarse desde la mañana para no llegar a casa y coger lo primero que veas en la nevera. Aunque en menor cantidad también es recomendable que incluya verdura y proteína.

 

SALTARSE COMIDAS NO ADELGAZA

 

En la sociedad actual hay muchas personas que piensan que si se saltan una o dos tomas diarias adelgazarán, sin embargo te explicamos qué es lo que realmente sucede si se lleva a cabo dicha práctica.

Tu gasto metabólico disminuye
Sufrirás hipoglucemias: puede que sientas mareos, desorientación, cansancio o incluso temblores.
Estarás de mal humor: una dieta pobre en nutrientes produce un descenso en los niveles de serotonina que es la hormona reguladora del estado de ánimo, del sueño y del apetito.

 

LA FALTA DE TIEMPO NO ES UNA EXCUSA

 

En ocasiones sentimos que no tenemos tiempo para hacer por ejemplo el almuerzo y la merienda. Sin embargo como éstos no deben ser demasiado copiosos, no requieren mucho tiempo o mucha preparación. Te proponemos unos ejemplos que te pueden servir si haces éstas tomas en el trabajo o en casa.

  • Pieza de fruta y/o lácteo
  • Tortitas de arroz o maíz o barritas de cereales
  • Sándwich de pavo o atún

Recuerda que debes tomar 3 raciones de fruta y entre 2 y 4 raciones de lácteos al día. ¡Aprovecha las tomas de media mañana y media tarde!

 

¡REPARTE TU COMIDA EN 5 TOMAS DESDE ESTE MOMENTO!

 

Hay que saber que el desayuno, la comida y la cena son las comidas principales y la media mañana y merienda, son tentempiés que hacen de enlace entre unas y otras. Es decir, hacer 5 comidas al día no significa aumentar nuestro aporte calórico o ponerse hasta arriba. Debemos realizar 3 comidas fuertes y dos más suaves para mantener unos niveles de energía constantes en nuestro organismo.

Comenta este artículo

comentarios

53 Me gusta

Comments are closed.