¿Quieres perder peso? Empieza por tu refrigerador

Habrás escuchado mil veces que los abdominales se fabrican en la cocina.

Tengo que decirte que si quieres bajar de peso, lo primero de lo primero que tienes que hacer es cambiar lo que contiene tu nevera y tu despensa.

Si con tu entrenamiento no bajas lo suficiente o te sientes estancado, es hora de trabajar con la alimentación.

  1. Elimina todas las tentaciones. Si tienes la nevera llena de refrescos, bollería, etc ten por seguro que las zanahorias y la fruta la va a comer Rita. Deshazte de la mayoría de esos productos (deja alguno que de vez en cuando es bueno darse un capricho) para evitar cualquier tipo de tentación. Si no compras alimentos que puedan boicotear tu alimentación sana, te será mucho más sencillo seguir una rutina.
  2. Planifica tu lista de la compra, no vayas a comprar si una lista de lo que necesitas. Si vas sin ella comprarás cosas que no son necesarias y que posteriormente consumirás.
  3. Organiza tu nevera, las neveras desordenadas no ayudan a seguir bien una rutina alimentaria.
  4. Evita tener la nevera casi vacía, porque entonces sentirás la tentación será salir a por comida rápida.
  5. Ten siempre en los estantes centrales un tupper con picoteo como unos crudités, fruta troceada, o incluso alguna barrita de cerales para picar cuando te entre el hambre. Colócalo a la altura de los ojos para que sea lo primero que veas nada más abrir la nevera.
  6. Pierde un par de horas en prepara la base de tus comidas.
  7. La verdura es un alimento con muy pocas calorías y mucha fibra que ayudará a mantenerte saciado durante un tiempo. Cuando la compres, trocéala nada más llegar a casa para que sólo tengas que echarle mano cuando tengas hambre. Si tienes que ponerte a pelarlas o prepararlas te será más difícil decidirte.
  8. Cuece unos huevos.
  9. Hierve un poco de arroz o pasta para compañar tus platos.
  10. Corta fruta fresca es una chuchería y te quitará los antojos de dulce, benefíciate de las pocas calorías que tiene este manjar.
  11. Elige siempre alternativas saludables. Por ejemplo: si los helados son tu debilidad, no tienes porqué dejar de tomarlos. Sólo tienes que cambiarlos por la opción saludable. Hazlos tu mismo con unas frutillas congeladas y un poco de yogur 0% o queso fresco. Y lo mismo con el chocolate, sólo tienes que optar por el chocolate negro, el más puro que encuentres y si es sin azúcar mejor que mejor, para no tener cargo de conciencia cuando de des un capricho.

Estos son algunos consejos de los muchos que hay, pero los básicos para empezar con tu cambio a una vida más saludable.

Puedes dejar aquí tu comentario

comentarios

¡Hazte con la mejor suplementación al mejor precio haciendo click en este enlace gracias a mis descuentos!

Estos otros artículos te pueden interesar